dimarts, de gener 22, 2008

si fueran humanos y tuvieran que trabajar...

Si nuestros animales de compañía fueran humanos y tuvieran que trabajar, ¿en qué trabajarían? Yo me lo he estado pensando, he analizado la personalidad de los bichos que comparten mi vida, y he llegado a estas conclusiones.


Mi perro sería un buen catador, de lo que fuera. Le gusta todo, bueno, el pepino no, pero me imagino que incluso a los mejores catadores hay cosas que les disgustan. También tendría futuro como limpiador, es un experto en hacer desaparecer cualquier cosa comestible que se haya caido al suelo. También sería un buen fisioterapeuta. Todavía me acuerdo de aquella época, antes de que me operaran la hernia discal de las cervicales, cuando llegaba a casa agotada y me metía en la cama, y él se subía y se colocaba detrás de mí y me lamía el cuello con una dedicación absoluta. O un buen médico, parece que tiene un detector de dolor, porque siempre que me duele algo intenta remediarlo de alguna manera. Y, finalmente, creo que sería un buen psicólogo. Sabe escuchar y siempre intenta hacer feliz a la gente, aunque sea para ver si consigue una galleta. También podría dedicarse a dar seminarios acerca de cómo ser feliz. Porque, por encima de todo, es feliz y lo demuestra constantemente.



En cambio, la perra sería una perfecta probadora de colchones. Cuando llegó a casa, en noviembre de 2005, nos costó muchísimo convencerla de que se subiera al sofá. Ya, ya sé que eso es malcriar a un perro, pero llegó con las dos patas traseras en muy mal estado y queríamos que estuviera tan cómoda como fuera posible. La historia es que la muchacha le cogió gusto al sofá. Y ahora incluso le ha cogido el gusto a la cama. Vamos, que se pasó los primeros 4 años de su vida en la calle, durmiendo en el suelo, y buscando cobijo donde fuera, pero desde que está en casa es una perfecta señorita. Creo que también sería una buena examinadora de masajistas aunque, pensándolo bien, seguramente sería igual de feliz dejando que los futuros masajistas y fisioterapeutas hicieran prácticas con ella, todo el día. Le encanta que la rasquen, la mimen y la achuchen... Ah, y también sería una ama de cría fantástica, algún día subiré esas fotos memorables de cuando la gatita se puso enferma y la perra dejaba que la gatita mamara. Muy, muy tiernas.



El gato. Ah... el gato. Ese podría ser maestro de yoga, tai chi, chi kung y demás artes orientales que exijan un control absoluto del cuerpo. Por los mismos motivos también podría ser gimnasta, acróbata, especialista o escalador. Deportista de élite, pero siempre en solitario. Y, por su curiosidad, capacidad de exigencia y de acecho... espía, ladrón, policía, cazador furtivo, asesino en serie (¿de dónde cuernos saca todos esos ratones que luego me va dejando como "regalo" al pie de los fogones?).

¿Y vuestras mascotas? ¿Qué podrían hacer para ganarse la vida si fueran humanos? Os invito a hacer este ejercicio de imaginación y ponerlo en vuestro blog, o a dejar una respuesta aquí. Me encantará leerlo y conocer a vuestros bichos.

1 comentari:

joana ha dit...

La meva moixa (nom "Idò")segur que podria esser model :-D
És una siamesa perfecta i té un posat i uns moviments tan elegants que de model sé cert que se'n sortiria.
Li dedicaré un escrit al meu blog, però estic pendent de tenir-ne una foto